Ten Forward

Ten Forward es el nombre del área social y recreativa del Enterprise D en Star Trek: The Next Generation. Allí, los tripulantes de la nave insignia de Starfleet conversan de su día a día, lo que han leído o visto o escuchado, lo que les apasiona o aburre, sin debates acalorados ni activismos justicieros, porque es el siglo XXIV y ya no hay política, racismo ni pobreza… *levantando los ojos hacia la estratósfera*

He agrupado los libros, cómics, películas y stand-up que he visto esta semana bajo el título GENTE SOLITARIA QUE INTENTA SOBREVIVIR.  En los últimos veinte años he sufrido un shock anafiláctico, un conato de asfixia por consumo desaforado de Nutella y tres asaltos con armas de fuego: he temido por mi vida, pero nunca he tenido que pelear por ella. Un par de años atrás me pregunté si, llegado el apocalipsis zombie, defendería a muerte mis polainas, pero no encontré razones convincentes para hacerlo. No sé si eso me hizo sentir sola, o si la soledad me llevó a esa conclusión. Sin embargo, hace unos meses experimenté por primera vez la necesidad de cuidar de mí para poder cuidar a otros; en este caso, a mi mamá. Y están también mis ridículos escapes a lo George Costanza en cada temblor, donde arremeto sin piedad contra todo bípedo que se cruza en mi camino. Quiero vivir. En la fragilidad y la vergüenza encuentro esa verdad. Me alegra estar viva. Más me vale estar viva si quiero ser Presidenta de la Tierra.

Y: The Last ManY ahora, a lo que vinimos. En Y: The Last Man, todos los mamíferos machos mueren repentinamente, menos Yorick y su mono. ¿Se imaginan lo que puede suceder a continuación? Yo no, por eso estoy leyendo este cómic que trata con humor la cuasi-extinción, la política y las relaciones humanas. También estoy leyendo The Martian, de Andy Weir. Aún no lo termino, pero me fui a ver la película antes de que la sacaran de cartelera y solo puedo decir: quiero alquilar un piso en Marte. Casi no sobrevivo a Wild, las memorias de Cheryl Strayed en su caminata de tres meses por el Pacific Crest Trail luego de la muerte de su madre. Esta vez, quise terminar el libro antes de ver la película. No sé cómo hace la autora para resucitarnos luego de la devastación emocional de su historia. Pero lo hace. Y vale la pena enfrentarse a esta historia en ambos formatos. En Intro to Alien Invasion recordé mis años marcianos en la universidad: el escenario de la invasión es un college y el estilo es el de una película B frenética, grotesca, cómica, con sillas de ruedas, amores torpes y profesores canallas. Y para cerrar con más humor, el stand-up de Jen Kirkman: I’m Gonna Die Alone (And I Feel Fine). Amo a Jen y quiero obligarla a ser mi amiga y a que me cuente todos los días (al estilo Misery) cómo fue la boda de Cindy y su gato, Mr. Mittens.

Y eso es todo por esta semana. It’s closing time.

, , , , , ,

Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario