Se7en, de David Fincher

Se7en, de David Fincher

Cuando tenía 15 años salí a escondidas de mi cuarto la madrugada de un sabado, y caminé en puntillas hacia la sala de televisión, que compartía pared con la habitación de mis padres, para poder ver Se7en. Mi madre me había prohibido verla, lo cuál había multiplicado las ganas por mil.  Llegar a eso no fue sencillo: primero, me aseguré que era una noche que mis padres habían salido de fiesta, para que tuvieran un sueño más pesado; segundo, me aseguré que el televisor tuviera el volumen bien bajo cuando lo apagué horas antes para que al encenderlo no haga ruido; y tercero, había escondido la película detrás de un librero para que nadie la encontrara. Estaba listo para empezar, me senté en el centro del sofá y con una mezcla de emoción y terror, le di a play en el control remoto.

Mientras veía los créditos, el terror fue devorando mi emoción, y la oscuridad y el silencio de la casa empezó a envolverme: ¿en qué me había metido? Navajas cortando huellas dactilares, cuadernos llenos de fotos de gente mutilada, planos detalles de agujas, ojos, dedos machacados, manchas secas de sangre… Parecía que estaba viendo un remake a color de Un Perro Andaluz, acompañado por un cover casi operático de Closer, de Nine Inch Nails. Los creditos acaban con Trent Reznor gritando “You get me closer to God!” y un corte a negro. Me di cuenta que había estado conteniendo la respiración. Cogí aire, y agradecí que ya iba a empezar la pelicula… Pensaba que no podía ponerse peor que eso.

Y por supuesto fue peor, mucho peor. Como he comentado alguna vez, soy medio gallina en cuanto a lo que a cine de terror se refiere, soy de esos que no duermen durante una semana después de ver el Exorcismo de Emily Rose, pero Se7en es otro bicho, totalmente distinto.  Porque Se7en no es sobre un terror sobrenatural, o un espíritu del más allá viniendo a aterrorizar a los inquilinos de una casa construida sobre un cementerio indígena. No, Se7en es sobre la maldad humana y la culpa católica, que para un adolescente de 15 años recien hecho la confirmación, es mucho peor que cualquier fantasma. La trama de Se7en va de 2 detectives, Brad Pitt, joven e impulsivo, y Morgan Freeman, viejo y malhumorado, que están buscando a un asesina en serie que mata y mutila a sus víctimas de acuerdo a los siete pecados capitales, como por ejemplo, obligar a un hombre obeso a comer hasta que su estomago explote y dejar su cuerpo gigante a pudrirse por 3 meses hasta que los detectives lo encuentren. Asi empieza la pelicula y faltaban seis pecados más por ejecutar. Para cuando ruedan los créditos finales estaba tan traumatizado de la capacidad del ser humano para ser tan salvaje que no pude dormir por una semana entera. Apenas comía, y llegue a estar tan mal que tuve que confesarle a mi madre lo que había hecho, acompañado de llanto despavorido. No fue hasta 7 años después, menos inocente y luego de haber visto gran parte de la obra de David Fincher, que tuve el valor de volver a verla.

, , , , ,

Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario