“Como ser mujer”, de Caitlin Moran

Libro: Como ser Mujer

Autor: Caitlin Moran

Traducción: Marta Salís (original Inglés)

Editorial: Anagrama, Colección compactos

En “Como Ser Mujer” Caitlin Moran disecciona su vida para hacer un clamor al feminismo en 350 páginas que se pasan volando. Su prosa es gasolina: el vértigo que sólo una voz de  primera persona muy pulida puede lograr. Decía Hemingway que el piquete es hacer que a los demás les pase lo que le está pasando a tu personaje, una receta sencilla pero difícil de conseguir. Moran definitivamente ha encontrado su voz, y además no tiene miedo de usarla.
Cuando leí la ponencia sobre Literatura y las mujeres de Virginia Woolf me sentí destruida. Wolf, con muchos matices y con una rabia sanitaria, explica que para escribir se necesita dinero y un cuarto propio, y yo no tenía ninguna de las dos. Caitlin tampoco. Ella, igual que yo, no tuvo grandes role models femeninos. Yo, como mujer ecuatoriana nacida en los ochentas, tuve a Gloria Trevi como mi madonna y a Alejandra Guzmán con su voz de Dylan y sus caderas regordetas, y todos sabemos como terminó eso.

Moran se la juega tocando temas que formalmente están poco estudiados y carecen de cifras que legitimen su discurso, como el pelo en el coño, el pánico de la primera menstruación, el sexo, el aborto libre y seguro, y la escena brit-pop en el Londres de los noventa; eso y las carcajadas. El compromiso de este libro es hablar de feminismo y hacerte reír, ninguna de las dos cosas puede ser una pérdida de tiempo para ningún humano del planeta. Podrás pasearte por la vida de una chica blanca, clase baja, pero de primer mundo, y muchas veces descubrirás que aunque no encajas dentro de ninguna de esas categorías hay cosas que te identifican con ella. Yo me quedo con la urgencia que tenemos de muchas voces todas las que crecimos bajo el yugo de  “Juventud en Éxtasis” como manual de la liberación sexual. La alegría de leer a una mujer que me hace reír y le habla a mi generación me salva de más cosas que de la soledad: me hace convocar un café urgente con mi gente para discutir sobre género.

, , ,

Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario