El Reto De La Lectura Infantil

Neverending Story, de Lukasz Wiktorzak (http://wiktorzak.com.pl/)

Neverending Story, de Lukasz Wiktorzak (http://wiktorzak.com.pl/)

En junio del año pasado, PalabraLab me invitó a participar en la Matiné Cultural que organiza todos los años el Teatro Sánchez Aguilar (Guayaquil, Ecuador), un espacio en el que se llevan a cabo múltiples actividades para que los niños se diviertan: títeres, experimentos científicos, circo, disfraces, etc. Nos instalamos en el parqueadero con nuestros libros infantiles, trabalenguas, adivinanzas y rimas y aunque teníamos un lindo stand, pensé que no podríamos con nuestra “competencia”. Cuando empezaron a llegar los niños, se produjo el milagro: mini-turbas infantiles clamaban que les cuenten un cuento, y luego, que les repitan el cuento. Se esforzaban por contestar las preguntas que hacíamos, por rimar pequeños versos, por jugar con las palabras. Y entonces yo, profesora de adolescentes que a veces por pereza y a veces por decepción se niegan a leer un libro, me preguntaba: ¿en qué momento los perdimos? ¿Qué hicimos mal como sociedad, como padres, como maestros para que esos niños desemboquen en adultos apáticos y alejados de la literatura?

Las respuestas van desde que como padres leemos poco con ellos hasta que como profesores no mostramos pasión por los libros que leemos con ellos y no los fascinamos mediante análisis adecuado a su edad. Problemas fácilmente identificables y, si les dedicamos un poco de tiempo, relativamente sencillos de atacar.

Como madre y profesora de literatura, era esencial para mí que mi hijo leyera. Él es mucho más deportista que lector, por lo tanto, representaba un desafío mayor. En esta búsqueda constante me encontré con libros sencillos, como Pepe y la armadura de Juan Muñoz, que juega con la fantasía y el humor a través de una armadura samurái con la que el protagonista se relaciona y que tuvo a mi hijo a sus 7 años al filo del asiento.  También pasamos por una etapa crítica en la que únicamente quería leer el famoso Diario de Greg de Jeff Kinney o Las aventuras del Capitán Calzoncillos de Dav Pilkey, que trasladó a mi entorno el eterno debate, recogido por intelectuales, periodistas y estudiosos de la literatura, sobre si es mejor que se lea cualquier cosa a que no se lea nada. Y, definitivamente, me pongo del lado de Neil Gaiman y unos cuantos más que afirman que siempre es mejor leer. Si bien estas obras trabajan con estereotipos sociales anquilosados y tienen un lenguaje pobre, ayudaron a crear el hábito de tomarse un momento del día y dedicarlo a la lectura.

Finalmente, encontré para mi hijo una colección de libros muy especial que ha fascinado a todos los niños de entre 8 y 12 años con los que la he compartido: Las aventuras de Alfred y Agatha de la española Ana Campoy, “¿Qué hubiera ocurrido si Alfred Hitchcock y Agatha Christie se hubieran conocido de niños?” La fórmula es perfecta: novela policial, personajes destacados como Sir Arthur Conan Doyle (vecino de Alfred y Agatha), el mago Houdini, Thomas Alva Edison y escenarios como New York, Inglaterra y en la última entrega, el Titanic. Tienen un buen manejo del nivel del lenguaje, sin llegar a ser muy complejo para los más pequeños y sobre todo, trabajan con buenas dosis de humor.

Hay estudios que afirman que leer novelas de ficción aumenta la empatía, y otros que dicen que mejora lo que los científicos llaman theory of mind (teoría de la conciencia), habilidad crítica para las relaciones interpersonales. Esto ratifica la importancia  de que, como padres, no solo compremos libros, sino que seamos partícipes del proceso de desarrollo de la lectura. El brillo en la mirada de un niño que descubre el mágico viaje al que lo pueden llevar las palabras no será nuestra única recompensa.

, , , , , , ,

One Response to El Reto De La Lectura Infantil

  1. Eugenia 2 de Marzo, 2016 at 15:54 #

    Hablar desde la experiencia docente y materna le da a tus palabras fuerza y verdad. Los niños que leen ven al mundo con ojos de magia, misterio y maravilla.

Deja un comentario