Dazed & Confused

DAZED_AND_CONFUSED_comedy_dazed_confused_1920x1302

La mejor parte de ver Dazed & Confused con alguien que nunca la ha visto es ver la cara que ponen al ver el elenco. Ben Affleck, Matthew McConaughey, Renée Zellweger, Parker Posey, Adam Goldberg y Mila Jovovich, junto a una colección interminable de “mira, es ese actor que sale en esas otras películas”. Descubridor de un auténtico quién es quién de futuras estrellas de cine, el director Richard Linklater centra sus cámaras en la historia de unos adolescentes en su último día de colegio, narrando una serie de episodios aparentemente intrascendentes que acaban con los personajes yendo a comprar entradas para un concierto.

Lo interesante de la película no es la trama, casi inexistente, sino como el director la utiliza para contar una historia que trafica con nostalgia al mismo tiempo que la emplea para comentar sobre la naturaleza de la misma. Dazed & Confused tiene la temeridad de abrir con una toma en cámara lenta a ritmo de Sweet Emotion, y luego comentar sobre ese mismo sentimiento con quejas sobre lo aburrida que es la década de los 70 en la que se encuentra ambientada la película. El género slice of life suele pecar de intentar fabricar un arco para los personajes, un triunfo final para demostrar su crecimiento personal. Linklater prefiere dejar que sus personajes existan, beban, se diviertan y se aburran juntos en una noche como cualquier otra. Y tal vez, quince años después y a través del filtro de la nostalgia, el recuerdo de pasar una noche dando vueltas con amigos sea no solo apetecible, sino elevado a la categoría de “uno de los mejores momentos de nuestras vidas”.

, , , ,

Todavía no hay ningún comentario.

Deja un comentario